martes, 9 de mayo de 2017

Medio Siglo, y con mucho orgullo





Me persigue el medio siglo, ahí está, acechando tras la puerta,  parece mentira pero ha pasado tan rápido...
Si, parece que fue ayer cuando imaginaba como sería mi vida, y hoy... no es nada de lo que soñé. 
Pero así son las cosas tú planeas y planeas y luego llega la realidad y le da la vuelta a la tortilla, aunque en mi caso para bien, porque no podía pedir nada mejor de lo que este medio siglo me ha dado,  mi adorada familia que me ha acompañado en los buenos y malos momentos y sé que lo seguirá haciendo, los amigos; esos que siempre van a estar aunque sea de lejos.
Mis tres hijos peludos que me llenan cada día y sin los cuales ya nada sería igual.
Y mi amor, mi marido que ha llenado de color y aventura mi vida desde hace 11 años, me ha dado tantas cosas, quizás más de las que merezco, incluso una maravillosa familia política que nunca imaginé tener.

Uff tendría tantas cosas que decir de este medio siglo... pero no tengo tiempo, creo que eso es lo único que me falta.
Y como dice la canción... ¡Gracias a la vida que me ha dado tanto!, aunque también me ha quitado, ¡pero es tiempo de festejar!

                                       Y gracias a todos por aguantarme tanto.


María R de Movaldi

viernes, 13 de febrero de 2015

Salimos en la tele


Hace mucho que no publico nada, por falta de tiempo, pero la ocasión lo merece, hace una semana nos llamaron para salir en un programa de televisión española, la 2, el programa es aquí hay trabajo.

Pongo el link para que puedan ver el resultado.

https://telephoneteacher.wordpress.com/2015/02/12/fotos-de-la-entrevista-con-television-espanola/

viernes, 5 de septiembre de 2014

Mis Pequeños





Hace mucho que quería escribir sobre mis pequeños, mis hijos de cuatro patas, mis peludos, mis amores.

Yo nunca tuve mascotas, cuando pequeña había un perro al que llamamos Gamberro, y que siempre estaba con nosotros, le queríamos, pero según me contaron cuando nos trasladamos de barrio ( yo tenía 5 años) Gamberro se tenía que quedar allí porque no era nuestro simplemente era un perro que seguía a mi padre a casa, o algo así, la verdad es que no lo recuerdo bien, pero a él sí, y nos dolió dejarlo pero así sucedieron las cosas, eramos muchos de familia e íbamos a vivir en un piso no muy grande. Entonces nada podía hacer.

En el nuevo barrio mis hermanos y unos amigos cuidaban a varios perros de la calle, le daban comida, agua, incluso recuerdo que a una perrita la llevaron a casa porque iba a parir y la escondieron en la habitación porque mi madre no quería animales en la casa ( salvo los pájaros que tenía mi padre ) pero aún así, allí la tuvieron con los cachorros y todo, aún no sé como salimos bien librados de aquello.

Tenemos tres gatos, o más bien ellos nos tienen a nosotros, nos escogieron, y cambiaron nuestras vidas, al menos la mía, desde que llegó a mi vida mi pequeña, ya nada fue igual, me convertí en madre humana, en mejor persona, ya nunca más seré la que fui antes de conocerla, cuando la recogimos de la calle, tan pequeña y frágil, cuando la apedreaban unos niños, digo unos salvajes...

Me sentí morir el día que regresamos de viaje y la encontramos enferma, casi se nos va, aunque la dejamos a cargo de una persona, esta no la cuidó como debía y dijimos nunca más, o viajan con nosotros o nos aseguramos de que estarán bien cuidados.

Todos me dicen que es arisca, rebelde,que no se pueden acercar a ella, pero simplemente es así porque aún perdura el trauma que le causaron esos niños, y si los demás no la quieren, no importa aquí estoy yo (y su papá humano) para amarla y protegerla.

Amo su enigmática mirada de ojazos verdes. 



También el segundo llegó a nosotros de una forma extraña, nos eligió, desde aquella vitrina donde junto a sus 4 hermanos nos veía pasar todas las semanas y con sus ojitos nos gritaba, llevadme con vosotros!  sí , sé que no se deben comprar (entonces no estaba tan enterada de todo esto) pero llevaba un mes allí si no lo hubiéramos llevado con nosotros no sé dónde hubiese acabado, lástima que no podíamos llevarnos a todos. Desde el primer instante, resultó un amor, y todos los que lo conocen (o casi todos) se enamoran de él, y es que es tan, tan, tan amoroso.



Adoro sus ojos, de mirar siempre asombrado.


El pequeñajo apenas lleva un año con nosotros y es un diablo, un terremoto, una hermosa bola algodón ( recién bañado) que nos conquistó desde el primer día que llegó a casa, incluso a su hermano, la hermana es otro cantar.
Cada día nos da una sorpresa, verlo jugar es una gozada.

Me encanta su inocente mirada bicolor.


Los amo, sin ellos la vida no sería la misma.
Y desde allí arriba donde el arcoiris termina, los cuida su hermano mayor, al que no conocí, pero que también fue adorado por su papá humano. 


Ahora después de tantos años y gracias a mis hijos de cuatro patas, se que se puede vivir con ellos por muy pequeño que sea el lugar donde vives, no hay excusas para maltratarlos, abandonarlos o incluso... no quiero ni pensarlo, pero el ser humano ( por llamarlo de alguna manera) es así, si le dice no hagas esto...va y lo hace.

Si pedimos millones de veces con mensajes, imágenes, a gritos, con lágrimas, con rabia, con impotencia, que cesen los maltratos, los abandonos... desgraciadamente parece que nos incitamos ha hacerlo más, como cuando le décimos a un niño que no juegue con la pelota en casa.

Por suerte para los animales, cualquiera que sea la raza, aún existen humanos que los adoran, que los defienden, que viven por y para ellos.

Y por suerte para los humanos siempre hay animales que darían y dan la vida por nosotros.





María R. De Movaldi © All Rights Reserved


lunes, 6 de mayo de 2013

An ka la abuela






 foto by D. M

Hoy fuimos a felicitarte por el día de las madres, pero no nos recibiste sentada en tu butaca viendo la tele, con tu inseparable botellita de agua y tus caramelitos para esa garganta que tanto se te secaba.
Hoy estabas en el aire, en los árboles, en las flores, hoy como dice mi hermana estabas en la naturaleza que ahora es tu casa y también la nuestra.
Fue un duro golpe ver que el hermoso árbol donde quisimos dejar tu última huella ya no estuviese, lo habían talado dejando sólo sus raíces y un gran trozo de su tronco, pero no importó, igualmente estabas allí y disfrutamos de este día contigo, quizás como hace mucho que no hacíamos, gran parte de la familia unida, y eso me da esperanzas porque a pesar de que ya no estás, si estás, porque permaneces con cada uno de nosotros y eso nos hace unirnos, quizás no tanto como quisiéramos, o no todos los que quisiéramos que estuviesen, pero ahí estamos y estaremos.
Siempre en nuestras almas y nuestros corazones.
Siempre An Ka La Abuela



María Rivera de Movaldi.


lunes, 31 de diciembre de 2012

Ahí te quedas 2012





Quedan pocas horas para que se acabe este año, un año plagado de grandes errores, unos, los propios podremos remediarlos con esfuerzo, ¿los otros quien sabe cómo se podrán remediar?


Se va un año marcado por las ausencias, por el dolor y el desconsuelo, de los que lo perdieron todo o de los que no les queda casi nada, de los que nunca tuvieron, ¿que podemos decir?

Un año que muchos querrán olvidar, y que otros no podrán olvidar nunca, un año que dolerá recordar por muchas generaciones, como tantos otros años que creíamos ya pasados pero cuya sombras nos acechan en todas las esquinas.


Ahí te quedas 2012 con todas con todas tus miserias, bienvenido 2013 a tí sólo te pido una cosa, que suceda algo que acabe con todos aquellos que nos han llevado a esta situación, el resto ya lo  iremos solucionando porque sin ellos seguro que será posible.


En memoria de todos aquellos que  lucharon por nuestros derechos, esos que poco a poco nos están recortando.


María R de Movaldi

sábado, 6 de octubre de 2012

Hoy estás aquí, mañana... quién sabe?





Ayer iba en el coche con mi marido y por un momento no reconocí el camino, que era el de siempre, le comenté que por ahí no íbamos a llegar a nuestro destino y me dijo como no? Si es este el camino, no lo reconoces, pues no, contesté ( el hecho es que pensé que en un momento se había desviado) me miró preocupado y me dijo seguro que no lo reconoces, no volví a decir, (las curvas casi todas son iguales) al ver algo familiar le dije ahora sí, pero él me miraba preocupado, cuando paramos me miró y enseñándome los dedos de una mano comenzó a preguntarme cuantos dedos hay aquí? y en esta?, y cambiaba de uno a tres, a cinco, y seguía, estás bien me preguntaba? Le contesté a todo perfectamente y si que estaba bien, pero él seguía  no desistía de su preocupación, volviendo a preguntar, pero seguro?, que día es hoy? Pensaba que se me había ido la mente o qué sé yo y le vi seriamente preocupado, a lo mejor para cualquier otra persona  no hubiese sido para tanto, pero como desgraciadamente estas cosas suceden y la verdad es que aunque me lo tomé un poco a broma me conmovió su preocupación, sé que me quiere, que le importo, que se preocupa por mí, pero realmente hasta ayer no supe cuanto.

Hay cosas en la vida que no pasan porque sí, están ahí para que te des cuenta de que a pesar de todo hay que dar las gracias por vivir, no dejemos pasar el tiempo esperando grandes cosas, si no disfrutando de las pequeñas cosas de cada día y si es con las personas que queremos mucho mejor.

Hoy estás aquí, mañana... quién sabe?

Gracias  por todo cariño
María R de Movaldi

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Cualquier día de Septiembre



 

Cualquier día de septiembre, puede ser el aniversario de tu marcha pero no puedo saber cual porque ni eso quiso el destino que supiera.

Por eso al llegar este mes, donde hay tantas fechas especiales para recordar, elijo un día al azar, o mejor el azar me lo elije porque sin saber como al cerrar los ojos veo tu rostro y vienen a mi memoria tantos recuerdos.

¡Es tan extraño que en tan sólo 10 días se hicieran unos lazos de amistad tan grandes! Sería quizás porque nos parecíamos tanto, erámos entonces como dos lobos solitarios aunque estuviésemos rodeados de gente.

Aquellos maravillosos días de campamento… cuidabas de mí y yo cuidaba de tí.

Aquel día en que mis manos estaban hinchadas por esa y que “alergia” que dijo el doctor ¿Por qué sólo a ti se te ocurrió ocuparte de mis tareas? Lavar mi ropa, mi turno de fregar… en fin todo. Y cuando a ti te dio fiebre, tampoco nadie dejo sus cosas, sus diversiones para estar contigo, cuidarte, solo yo lo hice.

Hermosas noches pasamos tumbados en el suelo mirando al cielo, contando estrellas.

Recuerdas la pequeñaja? Aquella que brillaba tanto, me dijiste “a su lado estaré algún día” pregunté por qué decías eso pero no contestaste.

Si me hubieran dicho aquel día que nos despedimos que no volveríamos a vernos!..Cierto que no perdimos el contacto pero nunca fue igual.

Y te fuiste un día de Septiembre, quizás en algún momento te acordaste de mi como yo cada día te recuerdo… mi amigo el de la eterna sonrisa.



Donde quieras que estés Manuel….nunca te olvidaré.
María R de Movaldi

martes, 28 de agosto de 2012

Dos angeles


Desde hace meses hay dos ángeles en el cielo y aquí abajo en la tierra su madre, su familia y muchísimas personas más albergando la remota ilusión de que aún estuvieran con nosotros, lamentablemente no es así, y gracias a unos ineptos se ha tardado tanto en llegar a esta terrible verdad.

Destino cruel el de estas criaturas (como tantas otras desgraciadamente) que llegaron a este mundo sin pedirlo, que no hicieron daño a nadie, a tan corta edad, ¿que daño podrían haber hecho? ¿Que culpa cargaban sobre sus hombros?

Ninguna…

Sólo tuvieron la desgracia de pagar por culpas ajenas, la de un ser enajenado (o quizás no) incapaz de afrontar sus problemas como hombre y no como alimaña, no digo animal, porque pobres animales que siempre les insultamos comparándoles con ciertas 
“personas” si se puede dar este título a este tipo de gente.

Ahora sólo queda esperar que la justicia, sea la de los hombres o la justicia divina si existe se encarguen  de castigar a este tipo.

 Ojalá llegue un día (espero no muy lejano) en que no tengamos que lamentar tan terribles desgracias.

Descansen en paz.




María R. De Movaldi © All Rights Reserved